Beneficios de consumir el ajo negro

imagen ajo negro

En la mitología del taoísmo al ajo negro se rumoreaba que concedía la inmortalidad. Una leyenda ciertemente, pero no hay duda de que el ajo negro es bueno para la salud al tener el doble de antioxidantes que el ajo crudo, antioxidantes que protegen las células de los radicales libres y ralentizan el proceso de envejecimiento y las enfermedades crónicas.

El ajo negro posee muchas de las proteínas (aminoácidos eseciales) para gozar de una buena salud: isolucina, leucina, licina, fenilanina... responsables entre otras cosas de la formación del tejido muscular, la salud mental, mantener los niveles de azúcar, etc etc.

El ajo fermentado tiene también mayores beneficios para la salud que la variedad común en la mejora de la circulación sanguínea.

También contiene S-allylcysteine (SAC), un componente natural del ajo fresco y derivado del aminoácido cisteína, que se encuentra en concentraciones mucho mayores en el ajo negro, y se cree que ayuda a reducir el colesterol y disminuir el riesgo de padecer determinados cáncer.

El ajo negro al igual que el ajo blanco es muy útil durante la temporada de resfriados y gripe, ya que su gran cantidad de antioxidantes apoya al sistema inmune. Es también un gran antibiótico y fungicida.

Otros beneficios que se le atribuyen al ajo negro son los de regular los niveles de azúcar en sangre, controlar el colesterol malo, ayudar en determinados problemas respiratorios como el asma, ayudar en casos de insomnio, debilidad y estreñimiento. También aumenta la resistencia física y está considerado afrodisíaco.

¿Conoces algún otro beneficio del ajo negro que quieras compartir?

Consejos para el consumo del ajo negro