Consejos para el consumo del ajo negro

imagen solomillo con ajo negro

El sabor del ajo negro es rico en matices y tan delicioso como único, a parte de saludable. El sabor y aroma del ajo están presentes, pero disminuidos. Es una mezcla perfecta entre melaza, los matices picantes de ajo, y toques de regaliz. El sabor real es bastante singular, deliciosamente difícil de describir.

Tiene una textura masticable, suave, casi untable, como la de ajo asado y su consistencia es gelatinosa y en boca tiene consistencia similar a la de un fruto seco suave. Se puede comer crudo o cocinado de la misma manera que el ajo fresco.

Se puede usar en cualquier receta que normalmente te pediría ajo blanco. Aliñado con un poco de aceite de oliva virgen es un complemento perfecto para pescados y carnes. También dará un toque genial a pizzas, arroces y pastas. ¡Y como complemento para el queso! :-)

Como superalimento en estados carenciales, convalecencias y enfermedad, o simplemente para estar a tope, se recomienda consumir de uno a tres dientes de ajo negro diarios, a ser posible evitando tomarlos en la cena u horarios de sueño por su poder energizante.

¿Conoces algún otro uso del ajo negro que quieras compartir con todos?

Proceso de elaboración del ajo negro